Las nuevas babilonias. Constant y el derecho a la ciudad

con No hay comentarios

babylon

 

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, organiza, en colaboración con el Colegio de Arquitectos de Madrid y la Embajada de Holanda la conferencia “Las nuevas babilonias. Constant y el derecho a la ciudad” el próximo 17 de Febrero de 2016 a las 18:30h, en el Edificio Nouvel, Auditorio 200.

Esta actividad, que culmina la retrospectiva que el MNCARS dedica a Constant, revisa el lugar de esta obra de arte total en el urbanismo utópico después de la II Guerra Mundial con una conferencia de Anthony Vidler y una mesa redonda en la que participarán José Miguel Prada Poole, Izaskun Chinchilla, José Pérez de Lama y Ethel Baraona.

Nueva Babilonia aglutina una serie de intereses muy diversos: la influencia de los modos de vida frágiles y subalternos de la comunidad gitana durante la posguerra, la reacción frente a la férrea especialización en tareas de la ciudad funcionalista, y la concepción de la vida al margen de la dictadura de la producción y del consumo, que comenzó a imponerse en la expansión internacional del capitalismo a partir de mediados de 1950. Teniendo en cuenta estos tres ejes, Constant ideó una ciudad múltiple e interconectada, inspirada en los diagramas de redes tecnológicas como el espectro radiofónico o la radiación magnética, en la que toda la producción estaba mecanizada y automatizada en el subsuelo, en tanto que los ciudadanos, liberados de cualquier tarea de trabajo, se relacionarían entre sí a partir del juego y el libre ejercicio de la creatividad. El modo de vida de los gitanos refugiados que Constant estudiara en Alba (Italia) le hizo entender que el nomadismo y la colectivización podían ser fórmulas de apropiarse del espacio urbano al margen de la propiedad privada. Asimismo, la indistinción entre tiempo/espacio de trabajo y de ocio, una de las divisiones férreas en la fábrica asalariada del mundo de posguerra, sería una de las claves de la Nueva Babilonia y su propuesta de “urbanismo unitario”, que retroalimentaría el debate en grupos como la Bauhaus Imaginista o la Internacional Situacionista, de los que Constant fuera miembro activo. El homo ludens, o habitante de esta ciudad infinita, reconcilia el primitivismo como modelo para reinventar la vida –una estrategia común en las vanguardias– con el potencial de la tecnología para hacernos más libres.

Consulta este y otros eventos en nuestro >>> Calendario de eventos

Mas info >>> MNCARS